¿Qué es la plata 925 y por qué recibe este nombre?

Si tienes joyas de plata, es muy probable que más de una vez notaras la inscripción “925” en alguna parte de ella y también puede que hayas escuchado hablar de plata 925 o 950, para hacer referencia a la calidad de una joya de este material.

Tal como hemos explicado en publicaciones anteriores en nuestro blog, a diferencia del oro, este metal en estado puro resulta demasiado maleable y débil para ser utilizado en joyería, puesto que los diseños no tardarían en perder su forma y resultaría casi imposible trabajarla en el mundo de la orfebrería.

Debido a lo anterior, en la práctica la plata se mezcla con otros metales como el cobre, para así obtener una aleación a fin de conseguir las características perfectas para convertirlas en joyas.

De esta manera en el mercado podemos encontrar dos tipos de este noble metal: 925 y 950.

El primero de estos se le conoce comúnmente como plata esterlina o plata de ley y recibe este nombre debido a que se compone de un 92,5% de plata, mientras que el restante 7,5% corresponde a otro material como puede ser el cobre. Esto quiere decir que si la joya de plata se divide en mil partes, 925 de ellas corresponden a este material puro.

Por otro lado, la plata 950 quiere decir que contiene un 95% de plata y 5% de aleación de otro metal.

Lo anterior se relaciona directamente con la calidad, brillo, tonos y el tiempo que toma una joya en oscurecerse (lo cual tal como hemos explicado anteriormente, es algo completamente normal y reversible).

En el caso de la plata 925, es la numeración más utilizada en la joyería, ya que posee gran pureza y también resulta ideal para la fabricación de piezas de mayor consistencia, como son aros, anillos y artículos de uso diario, ya que, gracias a su aleación, posee mayor dureza, lo que de paso también le otorga más resistencia a los golpes.

Por si no lo sabías, esta numeración también es conocida como plata esterlina o también “sterling silver”, nombre que proviene de Reino Unido y que hace referencia a que esta aleación de metales en tal proporción fue utilizada para acuñar los primeros centavos en el siglo XI.

Así, la palabra “sterling” se transformó en una manera de medir la calidad de dicha moneda y con el paso de los años se convirtió en la forma en que también se conoce a la plata 925.

Es importante aclarar que esta aleación de plata y una muy pequeña cantidad de cobre, tiene como finalidad mejorar la calidad del metal a fin de trabajar diversos diseños y estilos de joyas y en ningún caso afecta el valor del metal en sí.

Por otro lado queremos recalcar a nuestros clientes que en Topsilver.cl  trabajamos única y exclusivamente con plata de ley 925 y 950, por lo que descartamos la presencia de níquel en nuestro catálogo, tomando en consideración las adversas reacciones alérgicas que este metal provoca en contacto con la piel.

 

 

El sello

Al comienzo de esta publicación comenzamos hablando del sello con la inscripción “925” que poseen la mayoría de joyas de plata y que da cuenta de su pureza.

Por si no lo sabías, esto es un sello que se utiliza desde el siglo XII aproximadamente y tiene su origen en Europa, donde para hacer frente a la gran cantidad de joyas falsificadas en el mercado, es que las autoridades de Francia y Reino Unido idearon un sistema legal para clasificar la plata, el cual se fue expandiendo a diversos países del mundo, hasta convertirse en una normativa a nivel mundial.

En palabras simples, cada objeto debía pasar cuidadosos controles de calidad para asegurar la real pureza de una joya, para así recién ser comercializada. Para agilizar este proceso, existían orfebres calificados, quienes estaban inscritos en un registro especial, para lo cual contaban con un punzón personalizado con la inscripción 925, con el que marcaban cada una de las piezas que realizaban.

Esta práctica se extiende hasta nuestros días, por lo que si tienes una joya de plata es muy probable que encuentres este sello en alguna parte. Pero ten en cuenta que no todas las joyas de plata poseen esta inscripción, no porque sean falsificadas, sino porque las características de la pieza en cuestión no lo permiten, tal como aros, pulseras o piezas de menor tamaño, ya que realizar este sello con un punzón podría deformarlas. 

Si tienes dudas con respecto a la autenticidad de una joya de plata en Topsilver.cl te damos un tip rápido para despejar dudas en un par de minutos: Coloca la joya sobre un cubo de hielo. Si se comienza a derretir rápidamente, significa que es plata, ya que este metal es un buen conductor térmico, por lo que transmite frío o calor de manera muy rápida.


Whatsapp